Exodus: Dioses y reyes

ExodusCreo que las historias bíblicas tienen un problema a la hora de ser adaptadas en el cine: muchas veces es más importante su mensaje que su narración. Por eso es importante que el guión aporte cosas nuevas a la historia original. Exodus lo intenta presentando a un Moisés mucho más humano (apartado de su carácter religioso o mesiánico), pero fracasa absolutamente. Lo convierte en un protagonista casi intrascendente, sin fuerza, y eso le quita toda la gracia a la historia. Además, poco ayuda que la mayor parte del film tenga poca miga: es un retrato de escenas bíblicas visualmente espectaculares, pero cero emocionantes ¿Y ese niño-Dios? ¿En serio no se les ha ocurrido nada mejor para representar a tal personaje?


Lo mejor:
el momento plagas.
Lo peor: no te entretiene, que es lo mínimo que tenía que conseguir.

Anuncios

El consejero

El consejeroEl póster de esta peli deja alucinado a cualquiera, y es que no es normal ver a tanta estrella junta. Además, prestando atención, lees que el director es Ridley Scott y el guionista Cormac McCarthy, y si las expectativas ya eran altas, entonces se multiplican. Pero me temo que el resultado está muy por debajo de lo que podría llegar ser. La realización es impecable, los actores están geniales y tiene algunas escenas realmente memorables. Pero el conjunto no da, y creo que su principal problema reside en el guión; no en la historia en sí, sino en sus diálogos. Tiene frases muy buenas, de esas para hacer un tweet original, pero en ese contexto son demasiado literarias y poco convincentes ¿Un narco mexicano citando a Machado?¿En serio?


Lo mejor:
Cameron Díaz, en especial su momento sobre ruedas.
Lo peor: que todo lo bueno se pierda por los diálogos, demasiado filosóficos.

Prometheus

No os engañéis. Esto no es Alien. Porque no puede haber una peli de Alien sin Aliens. Prometheus vive de su mismo mundo, pero es algo distinto: una original precuela. Ridley Scott deja al terror aparcado en segunda fila y la ciencia ficción salta a primera línea. Y lo más importante en este tipo de pelis espaciales es que el espectador se sienta en todo momento como sus protagonistas: desorientado y sorprendido al descubrir un nuevo mundo. Eso es lo bueno del film, te introduce en su misterio y te atrapa. Igual el guión avanza un poco a trompicones y no hay ningún personaje tan carismático como nuestra querida Ripley. Pero el conjunto tiene una factura tan perfecta que casi no te da tiempo a fijarte en ello ¡A disfrutar pues!


Lo mejor:
la escena de la máquina de operaciones.
Lo peor: un poco más de terror no le hubiera ido nada mal.

Alien, el octavo pasajero

Para que una película traspase los límites de la calidad y se convierta en una obra maestra debe cuidar al milímetro todo su metraje. Alien es una de estos films. Es inquietante, terrorífico y absorbente desde sus títulos iniciales hasta el último minuto. Cada plano, cada sonido, cada silencio está pensado a la perfección. Y consigue lo máximo con poco, éste es su principal éxito. Los pasillos desolados de la nave Nostromo ya son acojonantes desde el segundo uno, sin nadie moviéndose en ellos. Ridley Scott encontró la fórmula para la cinta de terror y ciencia ficción perfecta, creando uno de los monstruos más memorables de la historia del cine. Y la escena en la que el bicho nace de la barriga de John Hurt… bueno, bueno, bueno… ¡Caviar interestelar!


Lo mejor:
acojonante del primer al último segundo. En todos los sentidos.
Lo peor: no sabe / no contesta.