En la casa

en_la_casaEn la casa es un juego. Un maquiavélico juego que te lleva por donde quiere a su antojo. Desde la primera redacción del joven Claude (sensacional Ernst Umhauer), el espectador queda tan fascinado y seducido por el film como Fabrice Luchini (otro que tal) por relato que acaba de leer. Y eso sucede por muchos motivos, entre los que destacan una gran puesta en escena, una dirección brillante y una atmósfera sen-sa-cio-nal. La película se mueve con elegancia y una calculadísima planificación por una delgada línea que separa lo real de lo imaginario. Y, joder, lo hace tan bien y el juego está tan bien llevado que tú, de algún modo, pasas a formar parte de todo eso. Lo mejor es que no sabes si estás viendo una telaraña o si estás atrapado en ella.


Lo mejor:
la perfecta ejecución de la propuesta.
Lo peor: tal vez un ligerísimo bache a los tres cuartos de film.

Anuncios