La isla mínima

la_isla_minimaPeliculón. Alberto Rodríguez ya dio muestras de su talento en su anterior película, pero aquí se consagra como uno de los grandes nombres de nuestro cine. El gran logro de La isla mínima es el ecosistema que ha sabido crear Rodríguez. Y no lo digo por los asombrosos paisajes que muestra la peli, sino por esa atmósfera malrollera que flota en el ambiente desde los títulos de crédito iniciales. En ese microcosmos donde todo el mundo oculta algo tiene lugar un thriller en toda regla, con un guión, unos intérpretes y una fotografía que rozan la perfección.
Viendo la película, no pude dejar de pensar en otra joya del género, Memories of Murder (prometemos crítica pronto). Y que me pase eso con una película es la mejor de las señales.


Lo mejor:
tiene el aroma de las grandes cintas del género.
Lo peor: tal vez no ver más a Antonio de la Torre.

Anuncios

Grupo 7

¡No estamos soñando! Después de la magnífica No habrá paz para los malvados llega otro thriller español de muchísima calidad. Grupo 7 consigue deshacerse de todos los tópicos del género que ha creado el cine americano (que sólo funcionan en sus películas), para encajar una acción constante y muy bien rodada a un escenario como la Sevilla pre-Expo. Y ésta es la principal diferencia con la película de Urbizu, una apuesta más clara por la acción en todo su metraje. ¡Y por fin un sonido a la altura! Los tiros suenan a tiros y las hostias a hostias, de las que duelen. Para terminar una gran ovación para todos los actores, desde Mario Casas, pasando por el genial Antonio de la Torre o un Julián Villagrán muy distinto al que vemos en Extraterrestre.


Lo mejor:
su acción, su ritmo, sus actores. ¡Olé!
Lo peor: no tendrá el apoyo de los premios que tuvieron “los malvados”.