WALL·E

Si tengo que escoger lo mejor que he visto en un cine en los últimos tiempos, sin ninguna duda me quedo con la primera media hora de WALL·E. Cine en el estado más puro, una maravilla visual, narrativa y emocional. Pero sobretodo es una película muy valiente: se atreve a ambientar la acción de un film “infantil” en un mundo apocalíptico y oscuro, pero que queda rápidamente iluminado por un personaje brillante y carismático. Y dentro de un paisaje tan de ciencia ficción va la película y tira hacia el romanticismo, consiguiendo que dos robots nos emocionen en cada segundo. Seguramente la segunda parte del film no sea tan brillante, pero sigue siendo genial por su acción, su espectáculo visual y su mensaje.


Lo mejor:
su confianza total en el poder de las imágenes.
Lo peor: que no alargue la fórmula de la primera media hora hasta el final.

Anuncios

El Caballero Oscuro

Alfred Hitchcock decía que cuanto más elaborado fuera un villano, mejor sería la película. Y para muestra, The Dark Knight. Lo de Heath Ledger es antológico. Lo voy a intentar explicar brevemente: todo en esta película roza la perfección, pero cuando el Joker está en pantalla, él es mejor que todo. Así que echad cálculos. Esta cinta trasciende el llamado cine de superhéroes. Es una reflexión colosal sobre el bien y el mal, sobre la justicia y sobre la moralidad del ser humano. The Dark Knight hace mediocres a la mayoría de películas de superhéroes, y convierte al 90% de los blockbusters en poco más que basura. Y no es una crítica a estos productos. Es un elogio a una de las mejores películas de superhéroes de la historia de cine. Sino la mejor.


Lo mejor:
la creación de Ledger.
Lo peor: que jamás volveremos a verlo interpretar.