The Guest

The GuestA priori lo que plantea esta película es una locura sin sentido: un thriller de acción con estética y alma ochentera (aunque ambientado en la actualidad), y con un protagonista que parece salido de la portada de la Superpop. Esto podría salir muy mal, pero la verdad es que todo combina a la perfección y funciona en todos los sentidos: como thriller, como comedia y como apuesta estética. Es todo muy exagerado, tanto que no tiene mucho sentido. Pero da igual, te dejas llevar y disfrutas de su violencia y sentido del humor adornado con música de sintetizador, fiestas de adolescentes y matones de instituto. Y por si fuera poco, todo avanza hacia un clímax final que es de los mejores que se han visto en el cine últimamente.


Lo mejor:
su encantador/terrorífico protagonista.
Lo peor: que sea tan exagerada no le gustará a todo el mundo.

Anuncios

Magical Girl

magical-girlMagical Girl es una película inmensa. Y no hablo sólo de calidad, sino también de cantidad (complejidad narrativa, niveles de lectura, simbología, etc.) Carlos Vermut ha logrado consolidar todo lo que ya apuntó tanto en sus cortos como en su ópera prima y lo ha pulido hasta alcanzar lo que, si esto fuera su cuarta o quinta peli, diríamos que es la cúspide de su cine. Su universo es personalísimo y apasionante, y tan destacable como eso es su generosidad con el espectador, ya que sin nuestra participación el puzle que construye el film jamás se completaría. Carlos bebe de Almodóvar, de Lynch o de Bong Joon-ho y, aún así, todo huele a Vermut. Soy de los que opina que estamos ante el cineasta español más interesante del momento.


Lo mejor:
la perfecta estructura del guión.
Lo peor: puede que no sea un cine para todo el mundo.

Relatos salvajes

relatos-salvajesHe comentado más de una vez que las películas de episodios casi nunca me convencen. En ésta ocasión me tengo que callar la boca, porque Relatos salvajes es una película cojonuda. Hay en ella seis historias independientes con un nexo común: en todas ellas sus protagonistas explotan víctimas de una situación límite.
Una de las claves del film es su conexión con el espectador (por algo está consiguiendo Premios del Público allá donde va), y eso pasa porque en esos arrebatos de cólera todos nos podemos sentir identificados. Evidentemente son reacciones exageradas y salvajes, pero para eso está el cine, ¿no? En definitiva, Relatos salvajes es una película gamberra, macabra y tronchante. Un orgasmo bañado en sangre que arrasará en taquilla.

Lo mejor: el equilibrio entre episodios.
Lo peor: tal vez se dejan el relato menos salvaje para el final.

No tears for the dead

no-tears-for-the-deadLa primera secuencia de esta película es de esas que te clava en la butaca y que augura un gran espectáculo. Y el espectáculo llega, sin duda, pero de una manera demasiado gratuita. No tengo problemas en aceptar que el prota sea un ser indestructible, pero de eso a que todos los personajes sean superhéroes hay un trecho. En esta peli lo veo excesivo. Y ésta es una de las cosas (y hay varias) que hacen que la historia te acabe importando más bien poco, ya que nunca sabes dónde está el límite del todo vale. Lo bueno es que las escenas de acción son soberbias y es de agradecer que una película tenga semejante nivel técnico. Pero, oye, la cosa molaría más si al guión no le hubieran pegado una paliza antes de empezar.


Lo mejor:
la secuencia del rescate en el apartamento.
Lo peor: el guión está lleno de disparates.

R100

R100Declaro mi amor eterno hacia Hitoshi Matsumoto. Porque cada vez que veo una de sus películas me sorprende, me vuelve loco y me hace reír hasta tal punto que estoy una semana con agujetas en la mandíbula. R100 ya es la tercera peli que veo de este señor en Sitges, y tengo que decir que tras Big Man Japan y Scabbard Samurai se ha convertido en un director top del certamen. Sin sus películas para mí Sitges ya no tendría sentido. Este nuevo film es otra locura que parece absurda pero funciona a la perfección ¡Cuidado! Siempre que tengas un estómago bien preparado para un humor sin fronteras ni censuras, ya que el sado es su tema principal. Yo ante tal desborde creativo sólo puedo levantarme y aplaudir durante horas.


Lo mejor:
es hilarante desde el guión hasta el montaje.
Lo peor: que no la puedes recomendar a todo el mundo.

Perdida

perdidaLo que en manos de otro director podría llegar a ser un telefilm, en manos de Fincher se convierte en algo cercano a la obra maestra. La película parte de una desaparición para contarnos una (doble) investigación que se convierte en un circo mediático de tomo y lomo. Pero más allá de la crítica en sí, esto le sirve a Fincher en lo narrativo y en la construcción de personajes. Lo que me flipa del cine de este tipo es que con una naturalidad pasmosa consigue que te pases dos horas y media sin parpadear, y sin perder nunca el hilo ni el interés de lo que está pasando. El tío controla los tiempos al milímetro, y es que la precisión con la que trabaja este hombre es extraordinaria. Elegante, absorbente, perversa. Una de las mejores películas del año.


Lo mejor:
mantiene el ritmo en todo momento.
Lo peor: por momentos la crítica mediática es un pelín forzada.

Whan animals dream

when-animals-dreamEs inevitable pensar en Déjame entrar (la de Alfredson) cuando ves When animals dream. Las dos cintas comparten muchas cosas, tanto en el fondo como en la forma. Pero, aunque estamos ante una muy buena película, en esta ocasión no se alcanzan los niveles de gran cine a los que sí llegaba la cinta sueca. Pero vamos a centrarnos en las cosas buenas que tiene la peli que nos ocupa: una dirección sobria y elegante, una excelente fotografía y unas buenas interpretaciones. Su director utiliza la licantropía para hablar de la exclusión social, de la soledad y de la propia aceptación de uno mismo. La película está muy bien, pero quizá le falta profundidad en algunos aspectos y, sin duda, sorprender un poco más en los momentos más salvajes.

Lo mejor: es una peli delicada y visualmente muy bonita.
Lo peor: llega a ser previsible.

What We Do in the Shadows

what-we-do-in-the-shadowsWhat We Do in the Shadows es la reciente ganadora del Premio del Público en el Festival de Sitges. Se trata de un documental sobre el día a día de tres vampiros que comparten piso y sus dificultades para llevar una vida normal. El tema da mucho de sí y la peli sabe sacar partido a todos los mitos acerca de estas criaturas sin hacerse repetitiva. El riesgo estaba ahí, en quemar todas las cartas demasiado pronto y que la peli se viniera abajo. Pero no es así. Sus directores dosifican bien el material y las escenas hilarantes se suceden hasta el final. Creedme: es imposible no simpatizar con sus tres protagonistas, unos seres tan salvajes a la hora de comer como humanos cuando toca ver el amanecer a través de Youtube.

Lo mejor: con permiso del resto de gags, el momento pandillero con los hombres lobo.
Lo peor: si no te gusta el tema, puede que no te diga nada.

It follows

it_followsHacía mucho tiempo que iba detrás de una película de terror cómo ésta. Creo que este género es uno de los más difíciles de realizar con éxito, y rara es la vez en la que un director no tira de los típicos sustos a golpe de audio.
David Robert Mitchell juega otro tipo de cartas. Se inventa una maldición de la que no nos cuenta mucho (acierto 1) y la sitúa en el plano de lo cotidiano (acierto 2). La sencillez de la propuesta es admirable y con muy pocos elementos consigue crear escenas realmente aterradoras. Aunque beba de películas como La noche del cazador, It Follows no deja de ser una cinta de terror adolescente. Eso sí, puede que sea la cinta de terror adolescente más inteligente de los últimos años.

Lo mejor: la secuencia de la piscina.
Lo peor: si te pones quisquilloso, puedes encontrarle peros al guión.

Maps to the stars

Maps to the starsCreo que Cronenberg está pasando por algún tipo de punto de inflexión en su carrera. No sabe si volver a sus inicios más “locos” o seguir con su evolución hacia un cine más “normal” (e igualmente genial), con películas como Una historia de violencia o Promesas del este. Maps to the stars tiene sus buenos momentos y unas grandes interpretaciones (en especial las Julianne Moore, Mia Wasikowska y Evan Bird), pero el conjunto no termina de funcionar. Como ya pasaba en Cosmopolis la peli parece que se queda a medias de algo, es un “Sí, pero no”. Creo que Hollywood es un mundo interesante, con más sombras que luces: la película da muestra de ello, pero preferiría que fuera el Cronenberg de los 80 el que lo hubiera retratado.

Lo mejor: su atmósfera luminosa pero tenebrosa.
Lo peor: veo a Cronenberg muy incómodo en la comedia.