The Guest

The GuestA priori lo que plantea esta película es una locura sin sentido: un thriller de acción con estética y alma ochentera (aunque ambientado en la actualidad), y con un protagonista que parece salido de la portada de la Superpop. Esto podría salir muy mal, pero la verdad es que todo combina a la perfección y funciona en todos los sentidos: como thriller, como comedia y como apuesta estética. Es todo muy exagerado, tanto que no tiene mucho sentido. Pero da igual, te dejas llevar y disfrutas de su violencia y sentido del humor adornado con música de sintetizador, fiestas de adolescentes y matones de instituto. Y por si fuera poco, todo avanza hacia un clímax final que es de los mejores que se han visto en el cine últimamente.


Lo mejor:
su encantador/terrorífico protagonista.
Lo peor: que sea tan exagerada no le gustará a todo el mundo.

Magical Girl

magical-girlMagical Girl es una película inmensa. Y no hablo sólo de calidad, sino también de cantidad (complejidad narrativa, niveles de lectura, simbología, etc.) Carlos Vermut ha logrado consolidar todo lo que ya apuntó tanto en sus cortos como en su ópera prima y lo ha pulido hasta alcanzar lo que, si esto fuera su cuarta o quinta peli, diríamos que es la cúspide de su cine. Su universo es personalísimo y apasionante, y tan destacable como eso es su generosidad con el espectador, ya que sin nuestra participación el puzle que construye el film jamás se completaría. Carlos bebe de Almodóvar, de Lynch o de Bong Joon-ho y, aún así, todo huele a Vermut. Soy de los que opina que estamos ante el cineasta español más interesante del momento.


Lo mejor:
la perfecta estructura del guión.
Lo peor: puede que no sea un cine para todo el mundo.

No tears for the dead

no-tears-for-the-deadLa primera secuencia de esta película es de esas que te clava en la butaca y que augura un gran espectáculo. Y el espectáculo llega, sin duda, pero de una manera demasiado gratuita. No tengo problemas en aceptar que el prota sea un ser indestructible, pero de eso a que todos los personajes sean superhéroes hay un trecho. En esta peli lo veo excesivo. Y ésta es una de las cosas (y hay varias) que hacen que la historia te acabe importando más bien poco, ya que nunca sabes dónde está el límite del todo vale. Lo bueno es que las escenas de acción son soberbias y es de agradecer que una película tenga semejante nivel técnico. Pero, oye, la cosa molaría más si al guión no le hubieran pegado una paliza antes de empezar.


Lo mejor:
la secuencia del rescate en el apartamento.
Lo peor: el guión está lleno de disparates.

Perdida

perdidaLo que en manos de otro director podría llegar a ser un telefilm, en manos de Fincher se convierte en algo cercano a la obra maestra. La película parte de una desaparición para contarnos una (doble) investigación que se convierte en un circo mediático de tomo y lomo. Pero más allá de la crítica en sí, esto le sirve a Fincher en lo narrativo y en la construcción de personajes. Lo que me flipa del cine de este tipo es que con una naturalidad pasmosa consigue que te pases dos horas y media sin parpadear, y sin perder nunca el hilo ni el interés de lo que está pasando. El tío controla los tiempos al milímetro, y es que la precisión con la que trabaja este hombre es extraordinaria. Elegante, absorbente, perversa. Una de las mejores películas del año.


Lo mejor:
mantiene el ritmo en todo momento.
Lo peor: por momentos la crítica mediática es un pelín forzada.

La entrega

la_entregaEsta peli viene con un (lamentable) aliciente de fábrica: es la última que rodó James Gandolfini. Lo bonito del caso es que Michael R. Roskam le dio un buen personaje (que él hizo aún mejor) y que se pudo despedir del cine a lo grande. Estamos ante un drama criminal bien construido, de buena factura y con otro gran intérprete a parte del mencionado, Tom Hardy. Este tío está cada vez más fino y esta cinta es una buena muestra de ello.
La peli va de menos a más (otro punto a su favor) y, aunque se le ven un poco las orejas al lobo, la trama funciona muy bien. Si quieres ir al cine y eres de los que gozan con un buen thriller, ésta es la mejor elección que puedes hacer. Siempre que ya hayas visto La isla mínima, claro.


Lo mejor:
el dúo Hardy-Gandolfini.
Lo peor: el personaje del poli está pillado con pinzas.

El Niño

el_ninoEl Niño empieza como un tiro. A los cinco minutos ya sabes que la cosa va en serio. Porque en esa primera secuencia la peli ya ha mostrado dos de sus grandes cartas: las escenas de acción y Luis Tosar. Estos son los dos pilares que hacen de El Niño un thriller notable. Hay en él energía, rigor y talento. Todo va viento en popa… hasta que aparece el amor. De veras que me esforcé para que no fuera así pero, maldita sea, esa historia de amor imposible entre el Niño y su novia ni me la creí, ni la vi a la altura de todo lo demás.
Por suerte, la muchacha desaparece pronto, dejando sitio para lo bueno, la trama criminal. Ahí sí. Ahí Monzón va sobrado y se muestra como uno de los tipos más solventes del panorama nacional.


Lo mejor:
sus escenas de acción, en especial las relacionadas con el helicóptero.
Lo peor: la historia de amor.

La isla mínima

la_isla_minimaPeliculón. Alberto Rodríguez ya dio muestras de su talento en su anterior película, pero aquí se consagra como uno de los grandes nombres de nuestro cine. El gran logro de La isla mínima es el ecosistema que ha sabido crear Rodríguez. Y no lo digo por los asombrosos paisajes que muestra la peli, sino por esa atmósfera malrollera que flota en el ambiente desde los títulos de crédito iniciales. En ese microcosmos donde todo el mundo oculta algo tiene lugar un thriller en toda regla, con un guión, unos intérpretes y una fotografía que rozan la perfección.
Viendo la película, no pude dejar de pensar en otra joya del género, Memories of Murder (prometemos crítica pronto). Y que me pase eso con una película es la mejor de las señales.


Lo mejor:
tiene el aroma de las grandes cintas del género.
Lo peor: tal vez no ver más a Antonio de la Torre.

Capitán América: El soldado de invierno

capitan-america-2Supongo que llegará un día en el que aburramos las producciones de Marvel (muchos elementos pronto empezarán a sonar a déjà vu en estas pelis, empezando por una estructura calcada en casi todas ellas). Pero de momento ese día no ha llegado. Y eso es gracias a que hay un esfuerzo por aportar algo diferente en cada nueva entrega. En este caso, convertir al héroe en fugitivo. Así pues, entramos en otra dimensión al mezclar el mundo de los superhéroes con el de los espías misionimposiblescos. Y lejos de abordar el tema con ese cachondeo y jolgorio tan Stark que domina en estas pelis, aquí la cosa se pone (un poco) seria, y hay un esfuerzo por hacer un mayor trabajo de personajes. Parece que se están tomando en serio al capitán.


Lo mejor:
la escena del ascensor.
Lo peor: entiendo los motivos, pero aún así es demasiado larga.

Enemy

enemyTras la inmensa Prisioneros, Denis Villeneuve nos trae una propuesta mucho más enigmática y arriesgada. Hay películas que se alejan de lo narrativo para intentar transmitir algo más abstracto, como una sensación o una atmósfera que transporte al espectador a otro sitio. Películas que necesitan de la participación y generosidad del público para descifrar lo que está pasando y encontrar así un significado que no verán en pantalla. En esta liga juega Enemy, un cuento perturbador sobre un chico que descubre que tiene un doble. Villeneuve consigue transmitir mal rollo desde el primer fotograma, y eso es gracias a una dirección, puesta en escena y banda sonora excepcionales. Sólo añadir que Gyllenhaal sigue cotizando al alza, por tercera peli consecutiva.


Lo mejor:
su atmósfera malrollera.
Lo peor: es tan críptica que más de uno puede sentirse estafado.

Byzantium

ByzantiumYa va bien en los tiempos que corren que de vez en cuando alguna película nos recuerde que los vampiros son unos personajes muy interesantes y con muchas posibilidades, más allá de las historias ñoñas para adolescentes con las hormonas a tope. Y si encima nos encontramos con una peli dirigida por Neil Jordan, el responsable de Entrevista con el vampiro, pues mejor que mejor. Byzantium es una historia narrada con mucho gusto, tanto en lo estético como en lo argumental. Construye un thriller con aires de cuento, mezclando la estética gótica con luces de neón. A veces la peli pierde fuerza al romperse con demasiados flashbacks, pero todos los que están hartos de tantos crepúsculos disfrutarán con esta historia.


Lo mejor:
visualmente es muy potente.
Lo peor: es irregular, no mantiene el ritmo.