Whan animals dream

when-animals-dreamEs inevitable pensar en Déjame entrar (la de Alfredson) cuando ves When animals dream. Las dos cintas comparten muchas cosas, tanto en el fondo como en la forma. Pero, aunque estamos ante una muy buena película, en esta ocasión no se alcanzan los niveles de gran cine a los que sí llegaba la cinta sueca. Pero vamos a centrarnos en las cosas buenas que tiene la peli que nos ocupa: una dirección sobria y elegante, una excelente fotografía y unas buenas interpretaciones. Su director utiliza la licantropía para hablar de la exclusión social, de la soledad y de la propia aceptación de uno mismo. La película está muy bien, pero quizá le falta profundidad en algunos aspectos y, sin duda, sorprender un poco más en los momentos más salvajes.

Lo mejor: es una peli delicada y visualmente muy bonita.
Lo peor: llega a ser previsible.

It follows

it_followsHacía mucho tiempo que iba detrás de una película de terror cómo ésta. Creo que este género es uno de los más difíciles de realizar con éxito, y rara es la vez en la que un director no tira de los típicos sustos a golpe de audio.
David Robert Mitchell juega otro tipo de cartas. Se inventa una maldición de la que no nos cuenta mucho (acierto 1) y la sitúa en el plano de lo cotidiano (acierto 2). La sencillez de la propuesta es admirable y con muy pocos elementos consigue crear escenas realmente aterradoras. Aunque beba de películas como La noche del cazador, It Follows no deja de ser una cinta de terror adolescente. Eso sí, puede que sea la cinta de terror adolescente más inteligente de los últimos años.

Lo mejor: la secuencia de la piscina.
Lo peor: si te pones quisquilloso, puedes encontrarle peros al guión.

Byzantium

ByzantiumYa va bien en los tiempos que corren que de vez en cuando alguna película nos recuerde que los vampiros son unos personajes muy interesantes y con muchas posibilidades, más allá de las historias ñoñas para adolescentes con las hormonas a tope. Y si encima nos encontramos con una peli dirigida por Neil Jordan, el responsable de Entrevista con el vampiro, pues mejor que mejor. Byzantium es una historia narrada con mucho gusto, tanto en lo estético como en lo argumental. Construye un thriller con aires de cuento, mezclando la estética gótica con luces de neón. A veces la peli pierde fuerza al romperse con demasiados flashbacks, pero todos los que están hartos de tantos crepúsculos disfrutarán con esta historia.


Lo mejor:
visualmente es muy potente.
Lo peor: es irregular, no mantiene el ritmo.

La cabaña en el bosque

Cinco jóvenes van a pasar el fin de semana a una cabaña abandonada perdida en el bosque. No puede haber un argumento más tópico en el cine de terror, y ésta es la premisa inicial de La cabaña en el bosque. Pero a partir de ahí, olvidaros de ver algo corriente. No se me ocurre un planteamiento más original para deconstruir un argumento tan sobado. Y como no quiero soltar ningún spoiler, hasta aquí puedo leer.
Dirigida por uno de los creadores de Perdidos y escrita por Joss Whedon, el juego con el espectador estaba asegurado. Es un producto cien por cien hecho para los fans del terror, divertidísimo y sorprendente. Un derroche de imaginación constante que va en aumento hasta un apoteósico final.


Lo mejor:
su original planteamiento.
Lo peor: es un producto sólo para fans.

Insidious: Capítulo 2

Insidious Capítulo 2Niños y terror, una combinación que no suele fallar. En este segundo capítulo, Insidious vuelve a apostar por lo mismo, pero el resultado final es bastante descafeinado comparado con la primera entrega. Y tiene una explicación muy básica: esta peli no da tanto miedo. La primera era pura en ese sentido, un film de terror clásico pero perfecto. Esta segunda tiene sus momentos de buen jiñe, pero no son tantos y quedan un poco deslucidos por un argumento bastante complejo que depende demasiado del film anterior (si no lo habéis visto creo que os será difícil seguir el argumento). El imaginario que plantea es genial y visualmente sigue siendo una peli inmejorable. Pero viniendo de donde venía, se podía esperar muchísimo más.


Lo mejor:
la terrorífica sonrisa de Patrick Wilson.
Lo peor: da menos miedo del prometido.

Escape from tomorrow

escape-from-tomorrowEscape from tomorrow convierte un sitio diseñado para la felicidad en el escenario de una pesadilla. La peli nos cuenta el día de una familia en DisneyWorld, poniendo el foco sobre el padre, un hombre que empezará a confundir realidad e imaginación y que acabará sepultado en sus propios miedos. La primera mitad de la cinta es genial, inteligente y perversa. La segunda mitad sigue siendo genial, pero es más delirante y, a mi parecer, pierde la sutileza que estaba teniendo.
Lo interesante es que todo lo que vive ese pobre señor tiene origen en cosas reales que nos pueden pasar a todos en este tipo de recintos, desde la pérdida de un niño hasta sufrir una agresiva indigestión. El mensaje de Randy Moore es claro: alejémonos de estos centros del horror.


Lo mejor:
lo radical de la propuesta.
Lo peor: el delirio del último tercio es difícil de asimilar.

The green inferno

The green infernoCuando vas a ver una peli de Eli Roth ya sabes lo que entra en el menú: gente joven con ganas de aventuras, sangre por un tubo y mucho sentido del humor (negrísimo, claro). Pero encontramos un nuevo ingrediente en The green inferno, el canibalismo. Así que, en resumen, el film es un auténtico festival gore en el Amazonas. Se nota que al señor Roth ésto es lo que le gusta. Sabe divertir y está claro que disfruta haciéndolo.
Por desgracia la película se pierde un poco cuando intenta hacer reflexiones más allá del puro divertimento, pero por suerte todo atisbo de conciencia política se ve rápidamente hundido en un baño de sangre. Y es que si haces un producto para fans del género es mejor no irte por las ramas.


Lo mejor:
la sangre llega al río (al Amazonas, concretamente)
Lo peor: sus “medio” reflexiones.

Bad Milo!

Bad Milo!Esta película no está hecha para todos los estómagos. Es un film para aquellos gourmets que sepan disfrutar de la combinación de terror, humor y homenajes constantes. Bad Milo! vendría a ser una mezcla de los inicios cinematográficos de Cronenberg (es una oda a Cromosoma 3), con cosas de Gremlins y todo removido con humor escatológico. Muy ochentero el contenido como podéis ver. La peli sabe en todo momento en qué terreno se mueve, no pretende ser ni más ni menos de lo que puede ser: un divertimento para ver en una maratón en el Auditori del Festival de Sitges. Y pido un aplauso general para Peter Stormare: acostumbrado a verlo en películas más serias, es un placer que nos haga reír en esta joya de serie B.


Lo mejor:
el guión es maravilloso.
Lo peor: para mi gusto, le falta sangre.

Troll Hunter

troll_hunterYa he dicho alguna vez que lo del found footage es una herramienta peligrosa. El problema de este tipo de cine es que si sigues al pie de la letra sus normas (y ésta lo hace bastante) te limitas narrativamente y te puede quedar una peli sin demasiada sustancia. Ese es uno de los defectos de Troll Hunter. El otro, a mi parecer, es la insistencia en hacernos creer que estamos viendo una grabación real. A mí me costó creerlo, y esos trolls más simpáticos que feroces no me ayudaban demasiado. Pero lo malo acaba aquí.
A su favor tiene cosas muy buenas, como la propia mitología que envuelve la película, un trasfondo político interesante, la calma tensa previa a los ataques y la secuencia final, con un bicho (éste sí) de altura.


Lo mejor:
es una peli original y con personalidad.
Lo peor: tiene poca chicha.

Las brujas de Zugarramurdi

Las brujas de ZugarramurdiNo es fácil jugar con el exceso. Otros se perderían desde el primer minuto, pero De La Iglesia sabe controlarlo en sus películas. Te puede saturar, lo entiendo. Pero si sabes disfrutar con él, te lo vas a pasar en grande. Las brujas de Zugarramurdi es una comedia excepcional, que avanza de forma sorprendente hacia un final de locura absoluta. Pero claro, el exceso tiene sus riesgos, y como consecuencia el film es irregular. Pero son tantos y tan buenos los grandes momentos, que se lo perdonamos: y es que es muy difícil mantener el listón marcado por la brutal secuencia inicial durante toda la peli. No puedo terminar sin hacer una mención especial a los actores, geniales en unos papeles hechos para su goce y lucimiento.


Lo mejor:
su objetivo claro, divertir hasta morir.
Lo peor: el exceso la hace irregular.