Birdman

BirdmanEsta película es una brutalidad en todos los sentidos. A nivel de guión sabe ir de la comedia al drama sin dar ninguna tregua, a nivel técnico te deja todo el rato con la boca abierta. El atrevimiento de Iñárritu al contar una historia aparentemente sencilla llenándola de complejidad era un riesgo por parte del director mejicano. Y le ha quedado de maravilla. Un juego constante con el espectador, que queda atrapado en el laberinto de la pantalla durante las dos horas que dura la función (a mí me pasó el tiempo volando). Y si la dirección se sale, los actores merecen otro sonoro aplauso. Todos están geniales, pero hay que darle de comer aparte a Keaton, que va de lo entrañable a lo cómico, pasando por la tristeza y la locura.


Lo mejor:
que sea arriesgada a todos los niveles.
Lo peor: que no aguante el plano secuencia hasta el final.

2014: las 10 de Carles

Carles_top20141. INTERSTELLAR (Christopher Nolan) Crítica
2. LA ISLA MÍNIMA (Alberto Rodríguez) Crítica
3. LA LEGO PELÍCULA (Philip Lord, Chris Miller, Chris McKay) Crítica
4. EL LOBO DE WALL STREET (Martin Scorsese) Crítica
5. IDA (Pawel Pawlikowski) Crítica
6. RELATOS SALVAJES (Damián Szifrón) Crítica
7. LAS VIDAS DE GRACE (Destin Cretton) Crítica
8. EL GRAN HOTEL BUDAPEST (Wes Anderson) Crítica
9. CAPITÁN AMÉRICA: EL SOLDADO DE INVIERNO (Anthony Russo, Joe, Russo) Crítica
10. AL FILO DEL MAÑANA (Doug Liman) Crítica

*Películas estrenadas en España durante el 2014.

Exodus: Dioses y reyes

ExodusCreo que las historias bíblicas tienen un problema a la hora de ser adaptadas en el cine: muchas veces es más importante su mensaje que su narración. Por eso es importante que el guión aporte cosas nuevas a la historia original. Exodus lo intenta presentando a un Moisés mucho más humano (apartado de su carácter religioso o mesiánico), pero fracasa absolutamente. Lo convierte en un protagonista casi intrascendente, sin fuerza, y eso le quita toda la gracia a la historia. Además, poco ayuda que la mayor parte del film tenga poca miga: es un retrato de escenas bíblicas visualmente espectaculares, pero cero emocionantes ¿Y ese niño-Dios? ¿En serio no se les ha ocurrido nada mejor para representar a tal personaje?


Lo mejor:
el momento plagas.
Lo peor: no te entretiene, que es lo mínimo que tenía que conseguir.

La princesa Kaguya

La princesa KaguyaTener el sello de Studio Ghibli es siempre una garantía de calidad. Pero es que La princesa Kaguya es mucho más que una gran película, es una obra de arte en movimiento, con escenas que bien podrían estar en un museo. Su dibujo es una auténtica delicia y la narración es sencilla pero perfecta. Aunque no os engañéis por sus imágenes delicadas, como ya pasaba con El viento se levanta, esta nueva película del estudio japonés no es un producto infantil. Es hermosa y tiene mucho color, pero en el fondo es una historia muy triste y dura.
Son casi dos horas y media de duración a un ritmo pausado, pero si tenéis paciencia sabréis disfrutar de cada uno de sus fotogramas. Ghibli, no cambies nunca.


Lo mejor:
es visualmente inmensa.
Lo peor: que la confundan con un producto infantil.

The Guest

The GuestA priori lo que plantea esta película es una locura sin sentido: un thriller de acción con estética y alma ochentera (aunque ambientado en la actualidad), y con un protagonista que parece salido de la portada de la Superpop. Esto podría salir muy mal, pero la verdad es que todo combina a la perfección y funciona en todos los sentidos: como thriller, como comedia y como apuesta estética. Es todo muy exagerado, tanto que no tiene mucho sentido. Pero da igual, te dejas llevar y disfrutas de su violencia y sentido del humor adornado con música de sintetizador, fiestas de adolescentes y matones de instituto. Y por si fuera poco, todo avanza hacia un clímax final que es de los mejores que se han visto en el cine últimamente.


Lo mejor:
su encantador/terrorífico protagonista.
Lo peor: que sea tan exagerada no le gustará a todo el mundo.

R100

R100Declaro mi amor eterno hacia Hitoshi Matsumoto. Porque cada vez que veo una de sus películas me sorprende, me vuelve loco y me hace reír hasta tal punto que estoy una semana con agujetas en la mandíbula. R100 ya es la tercera peli que veo de este señor en Sitges, y tengo que decir que tras Big Man Japan y Scabbard Samurai se ha convertido en un director top del certamen. Sin sus películas para mí Sitges ya no tendría sentido. Este nuevo film es otra locura que parece absurda pero funciona a la perfección ¡Cuidado! Siempre que tengas un estómago bien preparado para un humor sin fronteras ni censuras, ya que el sado es su tema principal. Yo ante tal desborde creativo sólo puedo levantarme y aplaudir durante horas.


Lo mejor:
es hilarante desde el guión hasta el montaje.
Lo peor: que no la puedes recomendar a todo el mundo.

Maps to the stars

Maps to the starsCreo que Cronenberg está pasando por algún tipo de punto de inflexión en su carrera. No sabe si volver a sus inicios más “locos” o seguir con su evolución hacia un cine más “normal” (e igualmente genial), con películas como Una historia de violencia o Promesas del este. Maps to the stars tiene sus buenos momentos y unas grandes interpretaciones (en especial las Julianne Moore, Mia Wasikowska y Evan Bird), pero el conjunto no termina de funcionar. Como ya pasaba en Cosmopolis la peli parece que se queda a medias de algo, es un “Sí, pero no”. Creo que Hollywood es un mundo interesante, con más sombras que luces: la película da muestra de ello, pero preferiría que fuera el Cronenberg de los 80 el que lo hubiera retratado.

Lo mejor: su atmósfera luminosa pero tenebrosa.
Lo peor: veo a Cronenberg muy incómodo en la comedia.

Minuscule: El valle de las hormigas perdidas

MinusculeMuchas veces para valorar una película de animación hecha para un público infantil tienes que intentar verla con los ojos de un niño. Por suerte en algunas ocasiones, como con Minuscule, no es necesario hacer ese esfuerzo porque directamente te vas a convertir en un niño feliz y sorprendido al verla. Con la capacidad narrativa de los mejores momentos de Pixar (por ejemplo, la primera mitad de WALL·E), la película emociona y divierte en todo momento sin utilizar una sola palabra. Además visualmente es muy original, combinando la imagen real con la animación de forma genial y utilizando muchísimos referentes con los que cualquier cinéfilo se deleitará: desde encuadres de Psicosis a batallas de El señor de los Anillos. Una joya.


Lo mejor:
la confianza absoluta en la imagen.
Lo peor: ¿Que te toque un niño brasas al lado en el cine?

God help the Girl

God help the GirlUna recomendación: si no tenéis nada que contar, no hagáis una película. Que sois músicos y se os vienen a la cabeza unas cuantas canciones chorras para que canten chicas guapas, pues haced un videoclip hortera o un anuncio de compresas con alas, pero no hagáis una película. God help the girl es el vacío absoluto. Primero, porque el argumento no avanza hacia ningún lado que lo haga mínimamente atractivo. Y segundo, porque los personajes no despiertan ningún interés más allá de saber en qué tienda se compraron la ropa (miento, si que despiertan algo en el espectador, a los tres protas les pegarías unas cuantas collejas). Si no estáis preparados para la gilipollez extrema, evitad ir al cine a ver esto.


Lo mejor:
algunos momentos musicales.
Lo peor: hay tanto para escoger como “lo peor” que mejor me callo.

Lucy

LucyNo sé qué porcentaje de su cerebro utilizó Luc Besson para dirigir Malavita, pero está claro que no usó ni un 1% de su talento. Por suerte con Lucy el director francés ha vuelto a encontrar el buen camino apostando, como en sus inicios, por la acción de calidad. Pero lejos de intentar lo mismo que en sus películas noventeras, Besson se ha dejado llevar por la imaginación y ha añadido un poco de descontrol y psicodelia al argumento y la realización de la película. Y si sumamos una Scarlett Johansson que de nuevo brilla como heroína de acción (muchas gracias, Marvel), unos buenos malotes coreanos y un final para fliparlo en colores, pues tenemos el entretenimiento perfecto para aquellos que quieren ir al cine a disfrutar sin complejos.


Lo mejor:
es violentamente entretenida.
Lo peor: los momentos National Geographic.