Whan animals dream

when-animals-dreamEs inevitable pensar en Déjame entrar (la de Alfredson) cuando ves When animals dream. Las dos cintas comparten muchas cosas, tanto en el fondo como en la forma. Pero, aunque estamos ante una muy buena película, en esta ocasión no se alcanzan los niveles de gran cine a los que sí llegaba la cinta sueca. Pero vamos a centrarnos en las cosas buenas que tiene la peli que nos ocupa: una dirección sobria y elegante, una excelente fotografía y unas buenas interpretaciones. Su director utiliza la licantropía para hablar de la exclusión social, de la soledad y de la propia aceptación de uno mismo. La película está muy bien, pero quizá le falta profundidad en algunos aspectos y, sin duda, sorprender un poco más en los momentos más salvajes.

Lo mejor: es una peli delicada y visualmente muy bonita.
Lo peor: llega a ser previsible.

Anuncios

¡Di la tuya!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s