10.000 KM

10.000 KMEl cine consigue que nos creamos ficciones que de ninguna otra forma nos parecerían creíbles. Pero hay algo más complicado que hacer una ficción creíble, y es crear algo totalmente real. 10.000 KM nos cuenta una historia sencilla, incluso podemos intuir fácilmente cómo va a terminar lo que explica, pero es tan natural, cercana y verdadera que la vives al lado de su pareja protagonista. Y eso es así gracias a dos elementos básicos. En primer lugar, unos actores geniales: Natalia Tena y David Verdaguer consiguen hacernos creer que se conocen desde hace tiempo y han vivido muchas cosas juntos. Y en segundo lugar, una muy buena dirección, llena de originalidad y buenas ideas, desde su genial plano secuencia inicial hasta su plano final.


Lo mejor:
consigue mucho con muy pocos elementos.
Lo peor: no es apta para parejas en crisis.

Anuncios

Snowpiercer

snowpiercerSin llegar a alcanzar su mejor nivel (cuando eso pasa hay muy pocos a su altura), Bong Joon-ho se ha sacado de la manga una gran película. Partiendo de una situación muy atractiva (los últimos habitantes de la Tierra viajan atrapados en un tren que recorre el planeta), la peli se nos presenta como en una especie de juego de plataformas, de esos en los que no hay más opción que avanzar hacia delante, abriendo puertas y eliminando enemigos. Pero lo genial es que cada nueva pantalla de esta vibrante carrera nos sorprende más que la anterior. En Snowpiercer hay tensión, inteligencia y humor pero, sobretodo, hay la mano única de un director capaz de diseñar escenas tan espectaculares como elegantes. Este tio es un genio.


Lo mejor:
su fuerza e ingenio visual.
Lo peor: tiene algunas fisuras argumentales (pero amo a Bong y se lo perdono).

Carmina y amén.

Carmina y amenSegundas partes nunca fueron tan buenas. Soy muy fan de Carmina o revienta, de su tono documental y de su humor, pero tengo que decir que casi me quedo con esta nueva película, que me parece una comedia simplemente espectacular. El guión es excelente, los personajes geniales y tiene algunos diálogos que desearías que no terminaran nunca. Además a nivel visual nos regala algunas imágenes dignas de Berlanga o de Fellini: el momento moto se va a convertir en un icono del cine español. Carmina es un personaje que justifica dos, tres o quince películas, y es que ser tan tierna como bruta la hace irrepetible. Me quedo con muchísimas ganas de ver lo siguiente que hará Paco León detrás de las cámaras.


Lo mejor:
su guión, para estudiar en las escuelas de cine.
Lo peor: a veces cuesta entender lo que dicen.