Al encuentro de Mr. Banks

al-encuentro-de-mr-banksSon muy listos estos de Disney. Y, partiendo muy libremente de una historia real, nos han vendido otra moto. Casi todo lo bueno de la película sucede cuando Thompson y Hanks están en pantalla; lo malo sucede en los recuerdos de la Sra.Travers. Por ahí hay muchas cosas que no me gustan, desde, a mi entender, un error de cásting (Colin Farrell con su cara de Colin Farrell) hasta un mal tratamiento de la auténtica Mary Poppins. Pero dejando de lado esos flashbacks, la película funciona, es divertida y emociona, siempre recurriendo al truco de ir a la yugular de nuestro niño interior. Pero qué queréis, estamos ante una película Disney, es decir (cantad conmigo): con un poco de azúcar esa píldora que os dan, la píldora que os dan… ¡pasará mejor! Pues eso.


Lo mejor:
los encuentros entre Emma Thompson y Tom Hanks.
Lo peor: la infancia de la señorita Travers.

La Gran Belleza

la_gran_bellezaEs significativo que un fiestón de alto standing dé el pistoletazo de salida a esta película, porque lo que viene después se vive a modo de resaca. Y ya no de esa fiesta, sino de toda una vida. Es una resaca dulce y melancólica. Toni Servillo da vida a Jep Gambardella, uno de los mejores personajes que ha dado el cine del 2013. Escritor en horas bajas, filósofo y amigo sin pelos en la lengua, Jep se pasea por Roma como quien se pasea por su casa, y de su mano nos adentramos en una ciudad distinta a la que conocemos. En ella todo huele a recuerdo, a espejismo y a decadencia. Y aún así todo sigue siendo bello. Bello y viejo. Porque la juventud no tiene sitio en esta peli. Aquí sólo hay sitio para ruinas, obras de arte y recuerdos de un pasado que nunca volverá.


Lo mejor:
Jep Gambardella, el amo absoluto de la función.
Lo peor: pierde un poco de fuelle en la parte final.

El lobo de Wall Street

El lobo de Wall StreetNunca una película había conseguido que saliera completamente drogado del cine, y ésta lo ha logrado. Tres horas de exceso, fiestas, drogas, sexo, dinero y diversión. Lo mejor que ha hecho Scorsese en años (a mí me gustaron mucho Hugo o Shutter Island, pero esto está a otro nivel). En el fondo lo que cuenta es dramático y el personaje real en el que se basa debe ser odioso, pero lejos de querer juzgar a nadie, la peli opta por el lado más gamberro de la historia y deja que la comedia fluya, regalándonos muchas escenas que no olvidaremos nunca. La base de todo es un guión en el que cada diálogo es maravilloso, una dirección que no deja de sorprender y unos actores brillantes ¡Que le den ya el Óscar a DiCaprio, por Dios!


Lo mejor:
su gamberrismo desenfrenado y el momento Popeye.
Lo peor: su bajón final, normal después del subidón de dos horas y media.

The grandmaster

The grandmasterLa mezcla ya parecía rara a priori ¿Kung fu y Wong Kar Wai? Y la verdad es que la combinación no ha salido del todo bien. La peli se tambalea entre el biopic de artes marciales y el estilo preciosista del director chino, y no termina nunca de decidir en qué centrarse. A los fans de las pelis de kung fu no les va a gustar nada The grandmaster, porque las peleas, aunque muy bonitas, se recrean demasiado en la estética y pierden acción. En cambio, los fans de Kar Wai disfrutarán un poco más del film, ya que es en los momentos en los que el director apuesta por lo suyo, los amores imposibles, cuando la peli tiene sus mejores escenas. Pero al final gana la parte estética y la historia que intentaba contar queda demasiado desdibujada.


Lo mejor:
la segunda parte del film, la más Wong Kar Wai.
Lo pero: los intertítulos, los planos ralentizados y el poco peso de la historia.

Agosto

AgostoSiendo una adaptación de una obra de teatro, estaba claro que lo que tenía que funcionar era el casting. Y así es, el punto fuerte de Agosto es un elenco de actores al que les han regalado unos personajes para su total lucimiento: desde la siempre espectacular Meryl Streep hasta la fugaz aparición de Benedict Cumberbatch. Pero más allá de unas grandes interpretaciones el film no aporta mucho más, y cuando se sale de lo teatral termina perdida. Se notan demasiado los momentos que han añadido a la obra para convertirla en película por una razón muy simple: no aportan nada. Y es una pena porque al final se queda en una simple representación de la obra, con unos buenos actores, pero sin conseguir ser una gran película.


Lo mejor:
las escenas que pasan alrededor de una mesa.
Lo peor: es una representación más que una peli.

A propósito de Llewyn Davis

inside-llewyn-davisUn cantautor intentando ganarse la vida en la Nueva York de los años 60. Tras este sencillo argumento se esconde una delicia de película. Oscar Isaac da vida a un pobre diablo que lucha por hacerse un hueco en el mundo de la música. Tiene talento, pero quizá no suficiente para trascender en esa jungla. Aún así, eso no le impide seguir luchando en una especie de espiral infinito (qué grandes narradores son los Coen) para conseguir su sueño. Casi todo en esta peli es impecable, desde el reparto (al completo) hasta su hermosa fotografía. El resultado es una historia sencilla pero con alma, un cuento tan universal como actual y en el que, de un modo u otro, todos nos podemos ver reflejados. Una maravilla que gana con el paso de los días.


Lo mejor:
el reparto, la banda sonora y el poso que deja la peli tras su visionado.
Lo peor: que se doblen películas así.

La vida secreta de Walter Mitty

La vida secreta de Walter MittyEn sus últimas películas el señor Ben Stiller nos había acostumbrado a disfrutar de una comicidad sin límites, pelis burras en el mejor sentido de la palabra (ZoolanderTropic Thunder son maravillosas en ese aspecto). Pero con este nuevo film nos demuestra que también sabe moverse en una comedia más controlada, con un punto más de ternura y drama. Eso sÍ, en los momentos cómicos es donde el Stiller director demuestra su gran talento, sobretodo visual, para este género. Si quieres ir al cine a no parar de reírte a carcajadas, La vida secreta de Walter Mitty no es la peli que buscas. Si quieres algo más comedido, que te mantenga la sonrisa en los labios todo el rato y salgas del cine simplemente contento, vete corriendo a verla.


Lo mejor:
como sabe ser cómica y tierna al mismo tiempo.
Lo peor: algunas imaginaciones de Mitty cortan demasiado el rollo.