El Hobbit: la desolación de Smaug

la-desolacion-de-smaugUna de las ventajas con las que juega Jackson en todo esto que está haciendo (ventaja que se ha ganado a pulso con la anterior trilogía) es que parte de un universo tan potente que poco tiene que hacer para tocar la fibra a sus fans. Esta segunda parte de El Hobbit no difiere mucho de la primera en cuanto a calidad se refiere. En esta ocasión nos encontramos con un espectáculo más oscuro, con más acción y con más conexiones con la famosa trilogía. La película es aventura pura y dura, contiene un par de secuencias de acción extraordinarias, y por momentos te convierte en un crío disfrutando de una aventura de esas de hace 20 años. No hay Gollum pero hay Smaug y, con él, una tercera parte prometedora.


Lo mejor:
su espíritu de aventura.
Lo peor: por momentos, su exagerado metraje es una carga.

Anuncios

¡Di la tuya!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s