2013: las 10 de Mario

10mario20131. THE MASTER (Paul Thomas Anderson) Crítica
2. GRAVITY (Alfonso Cuarón) Crítica
3. LA VIDA DE ADÈLE (Abdellatif Kechiche) Crítica
4. PRISIONEROS (Denis Villeneuve) Crítica
5. AMOR (Michael Haneke) Crítica
6. STAR TREK: EN LA OSCURIDAD (J.J. Abrams) Crítica
7. BIENVENIDOS AL FIN DEL MUNDO (Edgar Wright) Crítica
8. LA CAZA (Thomas Vinterberg) Crítica
9. LA GRAN BELLEZA (Paolo Sorrentino)
10. PACIFIC RIM (Guillermo del Toro)

*Películas estrenadas en España durante el 2013.

Anuncios

2013: las 10 de Carles

1. GRAVITY (Alfonso Cuarón) Crítica
2. LA NOCHE MÁS OSCURA (Kathryn Bigelow) Crítica
3. PACIFIC RIM (Guillermo del Toro)
4. LA VIDA DE ADELE (Abdellatif Kechiche) Crítica
5. BIENVENIDOS AL FIN DEL MUNDO (Edgar Wright) Crítica
6. EXPEDIENTE WARREN: THE CONJURING (James Wan)
7. LA GRAN BELLEZA (Paolo Sorrentino)
8. SEARCHING FOR SUGAR MAN (Malik BendjelloulCrítica
9. UNA CUESTIÓN DE TIEMPO (Richard Curtis) Crítica
10. TURISTAS (Ben Wheatley) Crítica

*Películas estrenadas en España durante el 2013.

El Hobbit: la desolación de Smaug

la-desolacion-de-smaugUna de las ventajas con las que juega Jackson en todo esto que está haciendo (ventaja que se ha ganado a pulso con la anterior trilogía) es que parte de un universo tan potente que poco tiene que hacer para tocar la fibra a sus fans. Esta segunda parte de El Hobbit no difiere mucho de la primera en cuanto a calidad se refiere. En esta ocasión nos encontramos con un espectáculo más oscuro, con más acción y con más conexiones con la famosa trilogía. La película es aventura pura y dura, contiene un par de secuencias de acción extraordinarias, y por momentos te convierte en un crío disfrutando de una aventura de esas de hace 20 años. No hay Gollum pero hay Smaug y, con él, una tercera parte prometedora.


Lo mejor:
su espíritu de aventura.
Lo peor: por momentos, su exagerado metraje es una carga.

Frozen

frozenTras un periodo un poco oscuro, Disney empezó a ver la luz al final del túnel a finales de los 2000, tras su fusión con los amigos de Pixar.
Lo que aquí tenemos es otra muestra del buen rumbo que lleva la compañía tras esa unión.
Esto es un paso hacia delante, con la mirada puesta al futuro pero sin perder de vista su esplendoroso pasado y los clásicos de principios de los noventa. Cito esas películas porque Frozen se inscribe en esa categoría: musicales animados que cobraban vida a golpe de talento y fantasía. Aquí no llegan a alcanzar ese nivel, pero no están muy lejos de lograrlo. El secreto son unas princesas con matices, una buena colección de canciones, un secundario tronchante y una nueva forma de tratar al príncipe azul.


Lo mejor:
Olaf, el muñeco de nieve.
Lo peor: creo que no llega a alcanzar la categoría de clásico Disney.

3 Bodas de más

3 Bodas de másEsto de los bodorrios en la comedia es todo un subgénero. Y si el cine americano ya poseía sus obras maestras (La boda de mi mejor amigo/amiga, entre ellas), ahora el cine español ya tiene su propia reina del cotarro. No es fácil que una comedia tan alocada consiga mantener el ritmo todo el rato, pero en 3 Bodas de más ocurre: el guión es tan maravilloso que te ríes de principio a fin. Algunos gags son de esos que comentarás con los colegas tiempo después de haber visto la peli, y esto sólo lo consiguen las grandes comedias. Para terminar diré que creo que no es ninguna coincidencia que INMENSA e INMA empiecen con las mismas letras, porque la naturalidad de Cuesta en su papel protagonista es simplemente asombrosa.


Lo mejor:
su ritmo y su desbordante comicidad.
Lo peor: algunos buenos secundarios salen muy poco.

Le Week-End

le-week-endPodríamos estar en el año 2024 y que esto fuera la nueva película de Richard Linklater, en la que unos Jesse y Céline de sesenta años viajan a París para redescubrir su relación. Pero aquí la pareja la forman unos maravillosos Jim Broadbent y  Lindsay Duncan, que muestran una complicidad entre ellos de esas que te hacen plantear si son o no una pareja real. Durante media película, Le Week-End es una comedia extraordinaria, que juega con las manías del ser humano y las rencillas de pareja con una naturalidad y comicidad dignas de Woody Allen. Luego la peli entra en una fase menos amable, en la que las diferencias y las confesiones ponen a prueba el amor de la pareja protagonista.
Una película tierna y madura, divertida y amarga.


Lo mejor:
ellos dos.
Lo peor: sin desmerecer nada, va de más a menos.