Bienvenidos al fin del mundo

the-worlds-endSi me preguntáis cuál es la película más divertida que vi en Sitges 2013, contestaré sin dudar que ésta. Puede que hubiera pelis mejores, pero no creo que se proyectara nada tan cachondo como The World’s End. Edgar Wright cierra su trilogía inglesa por todo lo alto. Y lo logra haciendo lo de siempre, pero alcanzando aquí un nivel muy, muy alto. Personajes entrañables, chistes en cada línia de guión, ritmo picadísimo y muchas sorpresas para los que no habéis visto el tráiler. Para que no todo sean flores, diré que creo que Wright estira demasiado la historia pero, joder, es tan divertida que disfrutas sabiendo que se está pasando de la raya. Es el único pero que tengo para una película que, a su manera, es prácticamente perfecta.
Ah, y otra cosa: Simon Pegg es Dios.


Lo mejor:
un excelente guión en manos de unos excelentes actores.
Lo peor: diría que Wright siempre hace lo mismo si no fuera porque me encanta.

El consejero

El consejeroEl póster de esta peli deja alucinado a cualquiera, y es que no es normal ver a tanta estrella junta. Además, prestando atención, lees que el director es Ridley Scott y el guionista Cormac McCarthy, y si las expectativas ya eran altas, entonces se multiplican. Pero me temo que el resultado está muy por debajo de lo que podría llegar ser. La realización es impecable, los actores están geniales y tiene algunas escenas realmente memorables. Pero el conjunto no da, y creo que su principal problema reside en el guión; no en la historia en sí, sino en sus diálogos. Tiene frases muy buenas, de esas para hacer un tweet original, pero en ese contexto son demasiado literarias y poco convincentes ¿Un narco mexicano citando a Machado?¿En serio?


Lo mejor:
Cameron Díaz, en especial su momento sobre ruedas.
Lo peor: que todo lo bueno se pierda por los diálogos, demasiado filosóficos.

Sister

SisterEl paisaje nevado le va de perlas a esta película. Al principio concuerda el frío del paisaje con la frialdad de la historia y sus personajes. Pero poco a poco, la verdadera historia surge como lava, y mientras se derrite la nieve, la peli va hacia un final de esos que te deja con mal cuerpo. En Sister el paisaje juega siempre a favor de lo que está contando, mostrando una Suiza que poco tiene que ver con las postales bonitas que conocemos del país alpino. Pero los paisajes no serían nada sin su dúo protagonista, ya que su relación, aunque al principio no parezca importante, es el motor del film. A Léa Seydoux ya la conocemos, y sabemos que está en forma (ver La vida de Adèle), pero Sister nos descubre a un niño tan natural actuando que da miedo.


Lo mejor:
la conjunción de paisaje e historia.
Lo peor: hay algunas escenas poco creíbles.

La vida de Adèle

la-vida-de-adeleIniciábamos el año con Amor y lo acabamos con esto. Dos películas distintas pero que pasan por ser dos de las mejores historias de amor del cine reciente. En esta ocasión, lo que vemos es un primer amor, con todo lo que eso conlleva: pasión, dudas, sexo, errores y sentimientos sin control, en definitiva. La historia de La vida de Adèle es sencilla: enamoramiento-pasión-ruptura. Tres etapas a lo largo de tres horas de peli que se podrían haber hecho eternas si no fuera por la intensidad con la que todo sucede, que te desborda y te deja KO. La culpa de eso es de Adèle. La acrtiz. No sé de donde han sacado a esta chica, pero todo lo que hace es un puto milagro. Una de esas interpretaciones para el recuerdo. Algo excepcional, casi irrepetible.


Lo mejor:
lo que hace, dice, mira y calla Adèle Exarchopoulos.
Lo peor: quien espere mucha trama se habrá equivocado de película.

Los juegos del hambre: En llamas

Los juegos del hambre: En llamasEstamos de enhorabuena, En llamas no se ha dejado arrastrar por el éxito de la primera parte (podía haber apostado por su lado más adolescente) y sigue siendo un producto comercial inteligente y bien hecho, como su antecesora. Y hay que continuar aplaudiendo eso, porque sigue siendo valiente. Aquí la saga se empieza a complicar, su parte política y revolucionaria empieza a tomar más importancia. Supongo que hay que preparar a la audiencia para lo que vendrá, ya que “los juegos” dejarán de ser importantes, y lo fuerte será lo que queda fuera. Estamos en un film de transición hacia algo distinto. Pero una transición con grandes momentos. Y la oscarizada Lawrence sigue espectacular en su papel de heroína.


Lo mejor:
su segunda mitad, cuando vuelven los juegos en plan Lost.
Lo peor: a veces no domina bien la complejidad de la historia.

Una cuestión de tiempo

una-cuestion-de-tiempoUna cuestión de tiempo empieza siendo una simpática comedia romántica que juega con el tan recurrente efecto mariposa. Pero, de repente, Richard Curtis se saca de la manga una norma en los viajes temporales que lo cambia todo y que lleva la película a otro nivel, mucho más emotivo. Y si consigue emocionarnos es gracias a una galería de personajes entrañables y que se hacen querer. La peli está llena de ideas brillantes y escenas tan divertidas como inteligentes, como la de los vestidos, que va mucho más allá del gag que parece a simple vista. Chirría un poco que todo acabe con una clase de autoayuda, pero a esas alturas de la peli tu estás entregado y le compras el mensaje: no hace falta ganar tiempo si sabes disfrutar del que ya tienes.


Lo mejor:
todo lo que tiene que ver con la familia del prota.
Lo peor: le sobra off, por decir algo.

El juego de Ender

el-juego-de-enderAdaptar un clásico de la ciencia ficción no es tarea fácil. Gavin Hood se atreve con la novela más popular de Orson Scott Card y lo hace de forma ligerita, evitando la parte más adulta y centrándose en la más lúdica. La película está bien, es entretenida y funciona, pero está lejos de ser algo grande. Hood prefiere guardar en el cajón lo comprometido, ir por faena y enfocar la peli hacia el entretenimiento puro y duro. La decisión es respetable pero creo que con el material de base se debía aspirar a algo más que a ser un producto que huele a saga adolescente.
Y dos cosillas que no me quiero dejar. Una: Asa Butterfield lo hace bien, pero no me convence como el gran líder que se supone que es. Dos: Harrison Ford da mucha risa con ese peinado.


Lo mejor:
entretiene.
Lo peor: debería conseguir algo más que eso.

Blue Jasmine

Blue JasmineLo confieso, no soy muy fan de Woody Allen, así que mi crítica es la de uno que no le compra al director neoyorquino todo lo que hace. Pero tengo que decir que Blue Jasmine me ha convencido. Con los elementos característicos de su filmografía (personajes con encanto y buenos diálogos), Allen construye una historia de desamores y pérdidas que a su manera es un espejo del mundo “en crisis” en el que vivimos hoy en día, lleno de nostalgia y locura. Lo bueno es que consigue controlar el drama dominándolo en todo momento a través de la comedia. Y ya sé que todos los elogios irán para Blanchett, pero yo quiero hacer una mención especial para Sally Hawkins y Bobby Cannavale, protagonistas de algunos de los mejores momentos del film.


Lo mejor:
cómo transforma el drama en comedia.
Lo peor: se podría ahorrar algún flashback.

Malavita

MalavitaEsta peli es un auténtico despropósito. Alguien podría decir “bueno, te entretiene un rato”, pero a mí no me engañan: el director es Luc Besson, el productor Scorsese, actúan De Niro, Pfeiffer y Lee Jones. Esto podría ser una maravilla y es un producto para ir directo al escaparate de DVDs de una gasolinera, sin pasar por el cine. Partiendo de una idea que no es nueva, un mafioso americano que vive escondido en Europa, el film es un cúmulo de escenas sin gracia basadas en todos los tópicos posibles sobre los americanos y los franceses. Sin dar ninguna vuelta de tuerca, sin aportar nada nuevo y avanzando a la deriva. El guión es cutre, y punto. Esperemos que el señor Besson recuerde pronto donde ha dejado su inmenso talento.


Lo mejor:
la escena del cineclub, el único gag salvable.
Lo peor: le perdonaría ser floja, pero no ser tan mala.

La cabaña en el bosque

Cinco jóvenes van a pasar el fin de semana a una cabaña abandonada perdida en el bosque. No puede haber un argumento más tópico en el cine de terror, y ésta es la premisa inicial de La cabaña en el bosque. Pero a partir de ahí, olvidaros de ver algo corriente. No se me ocurre un planteamiento más original para deconstruir un argumento tan sobado. Y como no quiero soltar ningún spoiler, hasta aquí puedo leer.
Dirigida por uno de los creadores de Perdidos y escrita por Joss Whedon, el juego con el espectador estaba asegurado. Es un producto cien por cien hecho para los fans del terror, divertidísimo y sorprendente. Un derroche de imaginación constante que va en aumento hasta un apoteósico final.


Lo mejor:
su original planteamiento.
Lo peor: es un producto sólo para fans.