Las brujas de Zugarramurdi

Las brujas de ZugarramurdiNo es fácil jugar con el exceso. Otros se perderían desde el primer minuto, pero De La Iglesia sabe controlarlo en sus películas. Te puede saturar, lo entiendo. Pero si sabes disfrutar con él, te lo vas a pasar en grande. Las brujas de Zugarramurdi es una comedia excepcional, que avanza de forma sorprendente hacia un final de locura absoluta. Pero claro, el exceso tiene sus riesgos, y como consecuencia el film es irregular. Pero son tantos y tan buenos los grandes momentos, que se lo perdonamos: y es que es muy difícil mantener el listón marcado por la brutal secuencia inicial durante toda la peli. No puedo terminar sin hacer una mención especial a los actores, geniales en unos papeles hechos para su goce y lucimiento.


Lo mejor:
su objetivo claro, divertir hasta morir.
Lo peor: el exceso la hace irregular.

Rush

rushMás que un biopic de Niki Lauda, Rush es el retrato de una época y de una rivalidad que se convirtió en leyenda, en parte debido al brutal accidente que casi le cuesta la vida al piloto austríaco. Lo mejor de la peli es que consigue transmitir perfectamente la sensación de velocidad y peligro que supone subirse a un Fórmula 1. Y es que todas y cada una de las escenas de carreras son espectaculares (cuidadín con la fotografía). Ron Howard sabe lo que se hace, consigue que empatices con los protagonistas y, de este modo, que te impliques emocionalmente con la resolución de ese campeonato de 1976. La peli pasa volando (no podía ser de otra manera), y conseguirá hacerte vibrar, seas o no un amante de la velocidad.


Lo mejor:
la recreación de las carreras.
Lo peor: me cansan los planos Fast&Furious del interior del motor.

Cinema Paradiso

cinema_paradisoEl cine se inventó para que existan películas como ésta. Cinema Paradiso es lo más parecido un recuerdo que se ha filmado nunca: la nostalgia se apodera de ti desde el primer fotograma y ya no te vuelve a soltar.
La película tiene dos protagonistas. Uno de ellos, un proyeccionista y amante del cine que se queda ciego. El otro, un niño que nunca volverá a amar como en el verano que narra la película. El panorama es desolador pero, aún así, siempre recordarás esta película con una sonrisa en la cara. Una obra maestra que ama tanto al cine como se aman sus dos protagonistas. Y con un final inmortal, bellísimo, supermo. Si esa última escena no te consigue emocionar, nada, nunca, jamás, conseguirá hacerlo.


Lo mejor:
el final, la muestra más grande de amor EVER.
Lo peor: que me he quedado sin espacio para hablar de la banda sonora.

La gran familia española

La gran familia españolaUn buen guión y unos buenos actores. Muy sencillo. Estas son las claves para que una comedia coral funcione a la perfección. Y sí, La gran familia española cumple con estos dos requisitos. Pero eso no es todo, ya que Sánchez Arévalo combina estos dos elementos con una gran dirección, llena de originalidad y buen gusto. Y es que el director madrileño empieza a ser ya todo un referente en la comedia española. El elenco de estrellas es espectacular, nadie desentona, una tarea difícil si tenemos en cuenta la presencia de gente como Antonio de la Torre, un auténtico monstruo de la interpretación. La película sabe hacer reír y al mismo tiempo jugar con el drama. Pero siempre en su justa medida, sin ser ñoña. Saldrás feliz del cine.


Lo mejor:
tiene unas cuantas escenas cómicas que nunca olvidaremos.
Lo peor: empieza un poco a trompicones.