300

trescientosSi algo no se le puede negar a Zack Snyder es el haber transportado con perfecta caligrafía el cómic de Frank Miller a la gran pantalla.
Su estética no es gratuita y, más allá de brillar por su exuberancia, creo que esa fachada desmesurada es el vehículo ideal para contarnos lo que nos cuenta: una batalla épica, irreal, casi surrealista. Precisamente a ese tono onírico se agarra Snyder para hacernos flipar con un festín visual tan violento como bello.
300 no se esconde, es una cinta extremadamente pictórica y se recrea en ello (ojo al planazo final sobre un abatido Leónidas, como si de una pintura barroca se tratara). Un gran espectáculo y un ejercicio de estilo que, a su manera, sentó precedente.


Lo mejor:
su apuesta estética.
Lo peor: más allá de la fachada encontramos poca cosa.

Anuncios

¡Di la tuya!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s