Prometheus

No os engañéis. Esto no es Alien. Porque no puede haber una peli de Alien sin Aliens. Prometheus vive de su mismo mundo, pero es algo distinto: una original precuela. Ridley Scott deja al terror aparcado en segunda fila y la ciencia ficción salta a primera línea. Y lo más importante en este tipo de pelis espaciales es que el espectador se sienta en todo momento como sus protagonistas: desorientado y sorprendido al descubrir un nuevo mundo. Eso es lo bueno del film, te introduce en su misterio y te atrapa. Igual el guión avanza un poco a trompicones y no hay ningún personaje tan carismático como nuestra querida Ripley. Pero el conjunto tiene una factura tan perfecta que casi no te da tiempo a fijarte en ello ¡A disfrutar pues!


Lo mejor:
la escena de la máquina de operaciones.
Lo peor: un poco más de terror no le hubiera ido nada mal.

Anuncios

Alien: Resurrección

Scott, Cameron, Fincher y en ésta Jean-Pierre Jeunet ¡Menuda plantilla de directores! Debe ser la saga más reinventada de la historia. En Alien: Resurrección el director de Amelie se lleva a los violentos seres del espacio a su terreno, marcando una estética muy similar (desde el encuadre a la luz) a la de sus primeros films: Delicatessen y La ciudad de los niños perdidos. Pero el talento de esta cuarta entrega no termina con su director. Al cargo del guión está Joss Whedon (director de Los Vengadores) que convierte la historia de huida ante el monstruo en una especie de culebrón familiar, con Ripley medio convertida en Alien. Sanguinaria, oscura, sórdida y entretenida. No está al nivel de las dos primeras, pero es interesante.


Lo mejor:
el toque que da a la saga el dúo Jeunet-Whedon.
Lo peor: los Aliens se han vuelto muy viscosos. Deben estar acatarrados.

Alien 3

Puede que esta película no sea tan mala, pero venimos de donde venimos, y eso le hace muchísimo daño. Me sabe mal por Fincher (a quien considero un grande), pero es que cualquiera de las secuencias del film de Cameron vale más que toda esta peli entera. Únicamente la mítica escena de la enfermería se acerca a lo visto en los dos anteriores films. El resto es muy flojo. Faltan ideas, los ataques del Alien son repetitivos y el tramo final por los pasillos es excesivamente confuso. Y luego está, a mi parecer, la decisión más desacertada de todas: recurrir a los efectos digitales para hacer el Alien. Hay escenas en las que el ordenador canta demasiado, y eso es lo peor que le puede pasar a una criatura tan “física” como ésta.


Lo mejor:
el nuevo look de Ripley.
Lo peor: ni el guión ni los efectos están a la altura de la saga.