Titanic

Creo que no conozco a nadie que no hayan visto Titanic. Y eso es un logro, se mire por donde se mire. Como logro es que una película de 190 minutos no aburra. James Cameron, megalómano por excelencia, lo petó a más no poder con esta cinta dividida en dos partes muy diferenciadas.
La primera de ellas no tiene demasiado secreto: chico pobre, chica rica, un atardecer en el mar, miradas, sonrisas, sexualité y Celine Dion de fondo. Nada nuevo, pero bien jugado. Pero entonces… ¡pum! Iceberg. El barco se hunde y la película hace todo lo contrario. Cameron se casca una hora y media final impecable. Han pasado 15 años y la recreación del hundimiento sigue siendo absolutamente asombrosa.


Lo mejor:
el crescendo de la peli desde que el barco choca hasta el final.
Lo peor: demasiada mujer para tan poco chaval.

Anuncios

¡Di la tuya!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s