Tenemos que hablar de Kevin

No me puedo resistir: esta película es un mezcla entre Este chico es un demonio y La Semilla del Diablo.
Va, ahora en serio. Tenemos que hablar de Kevin nos plantea cosas terribles. Y lo hace, principalmente, desde el estilo. Es tal la carga formal de la película que en ocasiones abruma.
Lo que pasa es que todo tiene una justificación. Lynne Ramsay juega fuerte con todo: fotografía, montaje, banda sonora… Y es gracias a todo eso que nos sumergimos en la dañada mente de la protagonista, una inmensa Tilda Swinton (qué miedo da esta mujer), que sueña con la felicidad y vive en una pesadilla.
Por cierto, no conocía a Ezra Miller, pero oiremos hablar de él.


Lo mejor:
prefiere sugerir antes que mostrar.
Lo peor: por momentos el contenido se diluye en el continente.

Anuncios

Un pensamiento en “Tenemos que hablar de Kevin

  1. Pingback: Hijo de Caín | Palomitos

¡Di la tuya!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s